Retos del transporte público en América Latina

Muchas ciudades han crecido sin ninguna planeación, lo que ha traído problemas en infraestructura, saneamiento y transporte público. Y estos problemas se acentuarán mientras las ciudades sigan creciendo, incrementando al mismo tiempo la dificultad de ofrecer un transporte público de calidad.

Y es que, actualmente el recorrido promedio que realiza una persona de su casa a su oficina y viceversa es de alrededor de 50 minutos y este periodo se incrementa en algunas ciudades como: Bogotá 97 minutos, Ciudad de México 88 minutos, Santiago 84 minutos y Buenos Aires 79 minutos. Según datos de la aplicación de tráfico Moovit.

Además, los servicios tienen un costo alto para el usuario, mala calidad y falta de accesibilidad para los niveles más pobres. Según el Reporte de Economía y Desarrollo (RED) 2017 realizado por el Banco de Desarrollo de América Latina – CAF, 1 de cada 5 habitantes tienen acceso al transporte público a más de 10 minutos de distancia de su casa.

Mientras la población crece y las vías se congestionan, no vemos avances en la planificación, la integración de unos medios con otros y el desgaste del medio ambiente, siendo estos los principales retos del transporte en Latinoamérica.

Hacia un transporte público de calidad

Para superar los retos del transporte público, se necesita una planeación integral para dar paso a sistemas integrados, desde metro, carriles exclusivos para autobuses, trenes y ciclo rutas que faciliten a los usuarios el cambiar fácil de un sistema a otro y con precios accesibles.

Y aunque Latinoamérica, todavía se encuentra lejos de llegar a este nivel, hemos vistos diversos avances como; El Metrocable de Medellín, Colombia, que fue el primero en el mundo en implementarse como medio de transporte.

Así como, los sistemas masivos de autobuses que han sido pieza clave para la transformación, marcando una tendencia evolutiva del transporte en diversas ciudades. El desarrollo en Latinoamérica de estos sistemas de transporte masivo inicio en Curitiba, en 1973 con un simple corredor de autobuses, que en 1982 se convirtió en un BRT (Bus Rapid Transit)

En México el primero de estos sistemas en operar fue el transmetro en 2002 en la ciudad de Monterrey y de ahí se agregó este servicio a ciudades como León, CDMX, Guadalajara, Villahermosa, Tuxtla, Estado de México y Puebla, pero se espera que en los próximos años se integre a muchas más.

La importancia del mantenimiento en el transporte público actual

Mientras esperamos que los sistemas de transporte público avancen, es primordial el cuidar el buen uso y mantenimiento de las unidades actuales. Son muchos los beneficios que se pueden obtener de una correcta definición, programación y análisis de mantenimientos al transporte público.

Ya que, el tener en buen estado las unidades, no solo representa una importante disminución de gastos de refacciones, llantas y combustibles, sino que también mejora la calidad del servicio, evita las bajas o falta de unidades, además de que produce menos contaminantes con la vigilancia adecuada.

Mediante el uso de tecnología y software, estos procedimientos se vuelven más sencillos de vigilar y realizar, en lo que se resuelven los problemas de la integración de nuevos medios de transporte y se logra renovar las unidades, el reemplazar los mantenimientos correctivos por preventivos es la clave para ofrecer un mejor servicio.

Un ejemplo de ello es Macrobús, el sistema de autobús de tránsito rápido que transporta a más de 160 mil pasajeros diariamente en la ciudad de Guadalajara, Jalisco y que ha logrado la eficiencia en sus mantenimientos, para que todas sus unidades siempre estén circulando, como lo comparte en el siguiente vídeo:

 

 

 

Omar Lopez
Omar Lopez

Gestión
COMENTARIOS
SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG